Nuria
Ortega
nombre autor
Nuria
apellido autor
Ortega
Cosmoversos, lunes 3, sesión I
Actividad:
03/10/2022
19:00

Biografía

Nuria Ortega Riba es graduada en Filología Hispánica por la Universidad de Almería y titulada en Enseñanza de Español como Lengua Extranjera por la Universidad de Granada.

Leer más

Nuria Ortega Riba es graduada en Filología Hispánica por la Universidad de Almería y titulada en Enseñanza de Español como Lengua Extranjera por la Universidad de Granada.

En 2021 recibió el Premio Adonáis por su poemario ‘Las infancias sonoras’ (Rialp, 2022). Algunos de sus poemas aparecen en las revistas ‘Casapaís’, ‘Anáfora’, ‘Litoral’, ‘Estación Poesía’ y ‘Piedra del molino’. Desde 2021 coedita ‘Rielar’, revista literaria de jóvenes voces almerienses, cuya primera edición vio la luz en julio de 2022. Además de poesía, escribe narrativa.

Ha resultado finalista de la IV edición del Concurso de Microrrelato Ilustrado de la Universidad de Jaén con los cuentos ‘2100’ y ‘Taumatropo’ y participa en la II Antología Biblioplaya Almería con el poema ‘Mediterráneo’ y el relato ‘El hallazgo’.

Actualmente trabaja en su primera novela. Asimismo, mantiene una estrecha relación con las artes plásticas. Practica la pintura, tanto tradicional como digital, y está muy interesada en las relaciones entre la imagen y la palabra escrita.

 

menos

Poema

ESTA TIERRA

 

Extraño tanto mar, raro este cielo

Javier ELeer más

ESTA TIERRA

 

Extraño tanto mar, raro este cielo

Javier Egea

El color no es color; es tan solo la luz

José Ángel Valente

 

Esta tierra esta tierra

oh dios esta tierra.

Yegua sedienta y extasiada

en celo de ser libre

pariendo carnes colosales

amamantando a hembras atigradas

con sus pechos de titán.

 

Sol

la luz atravesando la tormenta

como bocas que tragan mil arenas.

Sirenas aguas tostadas y limón.

El silencio cegador del viento

que inhibe los instintos.

 

Aquí nadie vive para dañar al cielo.

Aquí todos los hijos vienen a morir.

 

Esta tierra oh dios esta tierra

es tan honda está tan

dentro

tan 

en la sangre

gritando tanto

  negro negro negro.

 

Si un día me agachara

si un día hincada de rodillas le mordiera el vientre

derramaría todas las respuestas

y me sabrían sus entrañas al sabor que tiene el mar.

 

MIRO UNA BOLA DE CRISTAL EN UN BAZAR

Pequeña bola de cristal en un estante,

diminuto ecosistema contenido.

Un abeto, una cabaña, un tronco cortado en el suelo,

rodeados por una cúpula transparente.

Si la pones bocabajo, eres dios o el demiurgo:

cae la nieve porque así tú lo has querido.

 

Miro la bola de cristal en el estante.

Me resulta muy gracioso.

 

Tener un pequeño mundo en la palma de tu mano

solo cuesta uno con setenta.

 

menos