José Daniel
García
nombre autor
José Daniel
apellido autor
García
Cosmoacordes
03/10/2023
11:00
Cosmoacordes
04/10/2023
11:00
Cosmoacordes
05/10/2023
11:30
Cosmoversos
30/09/2023
19:00

Biografía

José Daniel García (Córdoba, 1979) es diplomado en Ciencias de la Educación (inglés) y licenciado en Humanidades por la Universidad de Córdoba. Con su primer libro El sueño del monóxido (DVD, 2006) ganó el premio Andalucía Joven de PoesíLeer más

José Daniel García (Córdoba, 1979) es diplomado en Ciencias de la Educación (inglés) y licenciado en Humanidades por la Universidad de Córdoba. Con su primer libro El sueño del monóxido (DVD, 2006) ganó el premio Andalucía Joven de Poesía 2005. Su segundo poemario, Coma (Hiperión, 2008), fue merecedor del premio Hiperión.

 

Durante los cursos 2008/2009 y 2009/2010, obtuvo una beca en la Residencia de Estudiantes-CSIC de Madrid, centrando su trabajo en la investigación de poéticas españolas marginales y en la escritura de los poemas que compondrían el cuaderno ilustrado Estibador de sombras (Cangrejo Pistolero Ediciones, 2010), del que se ha editado una traducción en Estados Unidos. Como autor dramático, ha compuesto piezas teatrales breves, así como el guión para el cortometraje homónimo Las sobrinas de Valerie, que –entre otros galardones– recibió el Premio RTVA a la creación audiovisual andaluza (septiembre, 2015).

 

En 2016 publicó su primera novela, Fundido a rojo (ediciones En huida). En diciembre de 2017, vio la luz el poemario Noir (ediciones La isla de Siltolá). Su último libro de poesía hasta la fecha es Revolución (Editorial Cántico, 2023). Incluido en numerosas antologías nacionales y extranjeras, sus poemas se han traducido al italiano, danés, inglés y alemán.

 

 

menos
  • Poemas
  • HOTEL PAVESE

     

    Alguien que mira dentro de nosotros

    y nos deja temblando, sin refugio.

     

    Alguien que nos sorprende

    en nuestra desnudez.

     

    Alguien que nos acecha, desarmados.

     

    Cualquier amor es un allanamiento.

  • POEMA SACRO

     

     

    También Dios necesita que alguien lo escuche

    pero no puede hablar

    porque cada palabra que pronuncia

    se convierte en materia.

     

    Dios reflexiona a través de nosotros.

    Juega con sus criaturas, funde algunas estrellas,

    agita con la mano la materia oscura

    en la que sus minúsculos planetas

    danzan;

    quita el tapón a un agujero negro

    y la galaxia fluye en espiral…

     

    La humanidad protesta alzando el puño

    y lo maldice porque no responde. 

    A veces, confiando en su sordera,

    repartimos –con saña– imprecaciones

    contra nuestros congéneres.

     

    Pero Dios siempre escucha aunque parezca estar

    desconectado 

    y graba en su memoria nuestras quejas,

    nuestros requerimientos, nuestros anhelos,

    como hacen los teléfonos y las smart tvs

    y –en ocasiones– cumple los deseos

    con un humor que solo a Dios divierte.